Consiste en el examen y evaluación de los documentos, operaciones, registros y estados financieros de la entidad, así como el cumplimiento de las disposiciones económico-financieras, con el objetivo de mejorar los procedimientos relativos a su gestión y evaluar el Sistema de Control Interno.